En tiempos del polvorete

A6F7BDE7-8DAA-4097-8A9B-88656E897BAA
Mi abuelita Anita tuvo que casarse con vestido negro porqueriza alguien había muerto hacía poco tiempo.

Mi abuela Anita, que nunca sufrió de pena, ni tuvo un milímetro del sentido de lo que es ser políticamente correcta y más bien, ella fue una matrona boyacense con todas las de la ley, bailaba cada diciembre El Polvorete con el tío político más divertido que he tenido,  Beto, se agachaban y volvían a subir con cada rácatapunchinchilla el gallo sube, luego daban la vuelta con y echa su polvorete y se sacude, y así entre carcajadas, cantos y silbidos pasábamos las noches de novenas y el 31 de diciembre sus nueve hijos y los veintipico de nietos que éramos en esos tiempos en que nos conformábamos con mucho menos de lo que aspiramos ahora, en los tiempos en que nadie tomaba fotos para compartir en redes sociales y los mejores recuerdos se grababan en la memoria y en alguna cámara con un rollo de 36 fotos en el mejor de los casos. Después, a la hora del revelado, unas cuantas salían corridas, otras con los ojos rojos y alguna buena.

Mi abuela mandaba en todos y en todo. Mandaba a mi abuelo, él, profesor de matemáticas, experto en tresillo, carpintero amateur, reservado, cariñoso y su compañero inseparable. La casa de los abuelos era el centro de encuentro de los primos durante las vacaciones, sin pena los visitábamos tres, cuatro y hasta ocho días para comernos toda su mercado, desbaratar sus camas, su jardín, gritar por todas partes y finalmente irnos con mucho pesar a la casa de cada uno en donde si había que recoger el reguero de ropa o de juguetes. Mi abuelo, nos construía cometas, juguetes de madera y nos llevaba a comer helado a la heladería Danesa del barrio El Polo de Bogotá. Cada helado costaba quinientos pesos, traía dos generosas bolas y salsa de fresas con fresas de verdad.

Éramos muchos, siempre fuimos muchos y por eso los planes tenían que ser económicos, por ejemplo una vez nos llevó al circo a mi y a mis otros cinco primos que de alguna manera nos metimos en su Renault 4 junto con mi abuela, al llegar, nos bajamos, vimos los animales desde afuera y nos volvimos a ir. Nadie dijo que entraríamos a ver el espectáculo, solo que iríamos y yo me acuerdo del elefante, nunca había visto uno, era enorme pero me dio mucho pesar que estuviera encerrado.

Cada veinticinco de diciembre íbamos a hacer un piquete, en ese tiempo no existían los picnic en Colombia. Así celebrábamos el cumpleaños de mi abuelo Alberto y de paso todos estrenábamos lo que nos había traído el Niño Dios.

En contraste, en la casa de mis abuelos maternos, Marco T y Toñita, todo era muy generoso pero recatado. Ellos vivieron, se multiplicaron y murieron en Boyacá. Mi abuelo le llevaba café a su amada Toña cada mañana a las 7 a.m., hora en la que él ya regresaba del ordeño, había hecho visita con sus compadres, leído el periódico y comprado el pan. Ella, su princesa, lo esperaba en su casa enorme que era su reino. Mi abuelo tuvo cáncer pero ni así dejó de ser ganadero, de ser campesino de pura cepa. El médico se sorprendió al verlo vivo muchos años más tarde de hacerle una cirugía y de que el decidiera, si acaso, volver a algún control. Se alivió cantado Hurí y Oropel acompañado por su guitarra, su tiple y su cuatro.

 

Nosotros los visitábamos cada mes y mi abuela nos esperaba mirando por la ventana y tenía lista una buena cantidad de almojábanas y de queso Paipa que Marco T cortaba con su fiel compañera,  la navaja multiusos. También hacíamos piquetes, jugábamos entre el pasto y entre las vacas. Nos metíamos al río y alguna vez nos atacaron las abejas, pero en ese tiempo nadie era alérgico a nada. Nos subíamos a los árboles a coger duraznos y ciruelas, vigilábamos las gallinas mientras ponían huevos, jugábamos con los conejos y huíamos de Villú, el perro chiquito e histérico y de mechas blancas que era la adoración de mi abuela.

Toñita, tan sencilla y prudente, tan enamorada de él, tanto que cuando mi abuelo murió ella se sentó a esperar la muerte hasta que 3 años más tarde se la llevó. Ella todo lo sabía pero lo callaba, y escondía regalos detrás de puertas misteriosas, se sentaba en un taburete y a mis veintipico de años todavía me decía “la niña”.

Para mi fortuna, no todo muere, quedan las canciones y por eso es que mi suegro, manizalita, toma su guitarra y le canta a mi recuerdo Quisiera ser el aire, que llena el ancho espacio, quisiera ser el huerto, que esparce suave olor, quisiera ser la nube, de nieve y de topacio, quisiera tener cánticos de dulce trovador.  No me digan que no es más linda esta letra que cualquier canción de Maluma.

 

 

 

Un comentario en “En tiempos del polvorete

  1. Viaje a mi infancia a través de tus palabras…esa canción del Polvorete me huele a buñuelos y chispitas mariposa.
    Felices fiestas mi recordada Ana, te mando 2018 abrazos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s